Nuestro Himno

Himno  del Colegio San Marcos.

                    Musica y letra: Jaime Atria Rosselot

Somos un corazón siempre abierto a los demás,
Somos una gran familia, una gran comunidad

Nos inspira la paz, la justicia y la verdad,
Defendemos nuestra honestidad con la fuerza de un león.

Somos marquianos de corazón,
Es la fe nuestra bandera y Dios nuestra razón.

Lo damos todo y mucho más,
Por un mundo más unido y cada vez mejor, 
vamos juntos por la vida con respeto y humildad,
Con amor, con alegría y con solidaridad.

Caminar sin transar, dando siempre lo mejor,
Compartir lo que nos enseñó San Marcos con amor.

Somos marquianos de corazón 
Es la fe nuestra bandera y Dios nuestra razón. 

Lo damos todo y mucho más,
Por un mundo más unido y cada vez mejor, 
vamos juntos por la vida con respeto y humildad,
Somos una gran familia, una gran comunidad.

Escuchar audio  del Himno

Canción de San Marcos.

                    (Para el inicio de la jornada)

Qué gran alegría volver a empezar
otra jornada junto a ti,
Con mis compañeros, amigos y hermanos,
que nuestro canto llegue hasta ti.

San Marcos, San Marcos,
me guías por la senda del Señor.
San Marcos, San Marcos,
nos hace grandes como quiere Dios.

Las manos unidas en simple oración
demos gracias al Señor,
porque hoy nuevamente continuará,
la obra que lleva a la verdad.

San Marcos, San Marcos
me guías por la senda del Señor.
San Marcos, San Marcos
nos hace grandes como quiere Dios.

 

 

 

¿Cómo nace el Himno del Colegio San Marcos?

Curiosamente con 63 años de vida, desde que era Liceo Parroquial El Buen Pastor, hasta este año, nuestro Colegio San Marcos no tenía un Himno que le identificara y representara su esencia institucional. Cierto es que hubo varios intentos por escribir el himno, incluso la canción  de San Marcos, de corte religioso que se canta al inicio de cada jornada,  se consideró como himno, pero que no cumple con las características necesarias que lo conviertan en tal. Este año el rector Julio Espinosa Maturana le encomendó a Jaime Atria, destacado compositor nacional, que estudió algunos años en el Colegio,  que compusiera el “Himno del San Marcos” y ese trabajo dio su fruto. Hoy tenemos un Himno de colegio que se entona en todas nuestras ceremonias  y se enseñará a todos nuestros alumnos desde que entren a nuestra institución.

¿Qué significa tener un Himno institucional?

Significa que el espíritu del Colegio se expresa en un texto poético  musicalizado que representa el sentimiento de quienes forman parte de él, significa que las palabras y los sonidos que lo componen brotan desde el alma de cada uno de los integrantes de la comunidad cada vez que entonan su melodía, significa que gracias a la música, transmisora por excelencia de sentimientos, la emoción recorre a quien se siente identificado con la institución. Un himno es más que una letra con música, es el sentimiento profundo de un proyecto de vida humana que se realiza en una comunidad, es el modo como expresamos lo que somos y lo que queremos ser, es un instrumento imperecedero que trascenderá a su autor y a  las personas que hoy formamos la comunidad, que perdurará en el recuerdo de quienes han sido parte del Colegio San  Marcos.

Al escucharlo nos impresiona descubrir  como el  autor puede resumir, en unas pocas ideas acompañadas  con hermosas melodías, una vida escolar y un espíritu comunitario que representa fielmente lo que somos.  “Somos marquianos de corazón”- dice el estribillo. Y ser marquiano de corazón no es un simple slogan ni una frase cliché, es un verdadero compromiso con un proyecto educativo que propone a la persona del alumno como centro del proceso formativo. 

En esa perspectiva cada niño(a) es un “marquiano de corazón” en la medida que se siente protegido por la comunidad y puede desarrollar plenamente su habilidades y destrezas, desde pequeño sabe que puede y debe ir construyendo su futuro y es agradecido de quienes le apoyan en este caminar, entonces reconoce a su Colegio San Marcos como el espacio donde puede crecer.
Es un “marquiano de corazón” cada joven que aprovecha todas las instancias que el colegio le ofrece para desarrollarse intelectual, afectiva, corporal y espiritualmente y se siente parte de una comunidad abierta e inclusiva que le permite expresarse, dentro de los márgenes del respeto, libre y autónomamente, así también se hace responsable de  autodeterminarse y elegir su propio camino proponiéndose metas y sueños, entendiendo que debe ser un aporte para la sociedad.
Es un “marquiano de corazón” el apoderado que, habiendo elegido este colegio para la formación de su hijo(a), confía en los valores y el trabajo académico y  formativo que éste entrega y se hace parte del proceso siendo un aporte efectivo en el desarrollo integral de sus hijos, concordando en lo esencial, manteniendo un contacto permanente y siendo crítico constructivo cada vez que sea necesario.
Ser “marquiano de corazón” para las personas que laboran en la comunidad educativa: directivos, docentes, administrativos y auxiliares, significa que han optado por trabajar al servicio de la formación de personas a quienes reciben muy pequeñas y deben entregar a la sociedad convertidas en hombres y mujeres de bien, entonces están conscientes de la inmensa responsabilidad que recae sobre ellas por lo que se esfuerzan cada día por hacer mejor y con más amor, las tareas que tienen a su cargo.

 “Somos marquianos de corazón” pues formamos una gran familia, con distintos roles y responsabilidades, pero con la idea común de formar el futuro representado por nuestros alumnos. Esta idea común es lo que nos convierte en “Común-Unidad”